Artritis indiferenciada

Artritis indiferenciada:

Con el término de artritis indiferenciada (AI) se denomina a los pacientes con artritis que aún no pueden clasificarse dentro de un diagnóstico específico de acuerdo con los criterios de clasificación del American College of Rheumatology (ACR).

La artritis de reciente comienzo puede evolucionar a una AR o a otra enfermedad articular inflamatoria bien definida, resolverse espontáneamente o persistir indiferenciada.

Pruebas de laboratorio:
Anti-CCP deben de incluirse en la evaluación inicial, tiene sensibilidad similar a la del FR, pero mayor especificidad. Tanto el FR y Anti-CCP pueden preceder a la aparición de la enfermedad durante varios años y su presencia se relaciona con la gravedad de ésta.

Pruebas de imagen
Tanto la ecografía como la resonancia magnética (RM) y la tomografía computarizada han demostrado mayor sensibilidad que la radiografía simple en la detección precoz de erosiones. Además, la RM permite el detección precoz de edema óseo, que se ha demostrado que es un marcador predictivo de la aparición de erosiones.

Presentación clínica de la artritis indiferenciada: características generales
La AI a menudo inicia de forma más aguda que la AR, el número de las articulaciones afectados habitualmente es menor que la AR, hay un menor deterioro de las articulaciones de las manos y menor afectación articular simétrica. La duración de la rigidez articular matutina a menudo es menor y la incapacidad evaluada mediante el HAQ o mediante la fuerza de prensión suele ser significativamente menor. La respuesta a la fase aguda, mediante VSG y PCR, puede ser parecida o inferior a la respuesta observada en la AR.
Los pacientes con AI persistente, generalmente tienen mejor pronostico que la AR. Por lo general no presentan una enfermedad erosiva significativa progresiva, tienen menos articulaciones afectadas, menos probabilidad de presentar erosiones radiológicas, necesitan con menos frecuencia glucocorticoides o fármacos modificadores de la enfermedad, presentan mejor capacidad funcional y menores tasas de invalidez laboral.

Pronostico de la AI
Según estudios, del 13 – 54% de los pacientes entran espontáneamente en remisión, del 27 – 51% de los enfermos evoluciona a una AR o a otra enfermedad articular inflamatoria y del 19 – 58% de los pacientes mantiene una actividad persistente de la enfermedad, pero continúa siendo una AI.


Tratamiento
Según la EULAR,es recomendable administrar tratamiento con FAME tan pronto como sea posible en aquellos pacientes en los que hay riesgo de desarrollo de artritis persistente y/o erosiva, incluso si aún no satisfacen los criterios de clasificación establecidos para las enfermedades reumatológicas inflamatorias.
Así pues, hoy en día no es correcta la estrategia de ”esperar y ver” en las AI, tratando únicamente con antiinflamatorios no esteroideos a todos los pacientes y observando la historia de la enfemedad durante períodos largos de tiempo a la espera de la aparición de los distintos desenlaces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .