Guía de Diabetes ADA 2021: Resumen (PARTE 3)

11. Complicaciones microvasculares y cuidado de los pies: estándares de atención médica en diabetes — 2021

Enfermedad renal crónica

Poner en pantalla

Recomendaciones

  • 11.1a Al menos una vez al año, la albúmina urinaria (p. Ej., Relación albúmina / creatinina en orina puntual) y la tasa de filtración glomerular estimada deben evaluarse en pacientes con diabetes tipo 1 con una duración ≥5 años y en todos los pacientes con diabetes tipo 2 tratamiento.
  • 11.1b Los pacientes con diabetes y albúmina urinaria> 300 mg / g de creatinina y / o una tasa de filtración glomerular estimada de 30 a 60 ml / min / 1,73 m 2 deben controlarse dos veces al año para guiar el tratamiento.

Tratamiento

Recomendaciones

  • 11.2 Optimice el control de la glucosa para reducir el riesgo o ralentizar la progresión de la enfermedad renal crónica. 
  • 11.3a Para pacientes con diabetes tipo 2 y enfermedad renal diabética, considere el uso de un inhibidor del cotransportador 2 de sodio  glucosa en pacientes con una tasa de filtración glomerular estimada ≥ 30 ml / min / 1,73 m 2 y albúmina urinaria> 300 mg / g de creatinina. 
  • 11.3b En pacientes con diabetes tipo 2 y enfermedad renal diabética, considere el uso de inhibidores del cotransportador 2 de sodio-glucosa adicionalmente para la reducción del riesgo cardiovascular cuando la tasa de filtración glomerular estimada y la creatinina de albúmina urinaria sean ≥30 ml / min / 1,73 m 2 o> 300 mg / g, respectivamente. 
  • 11.3c En pacientes con enfermedad renal crónica que tienen mayor riesgo de eventos cardiovasculares, el uso de un agonista del receptor del péptido 1 similar al glucagón reduce el punto final renal, principalmente albuminuria, progresión de albuminuria y eventos cardiovasculares ( Tabla 9.1 ).
  • 11.4 Optimizar el control de la presión arterial para reducir el riesgo o retrasar la progresión de la enfermedad renal crónica. 
  • 11.5 No suspenda el bloqueo del sistema renina-angiotensina por aumentos menores en la creatinina sérica (<30%) en ausencia de depleción de volumen. 
  • 11.6 Para las personas con enfermedad renal crónica no dependiente de diálisis, la ingesta de proteínas en la dieta debe ser de aproximadamente 0,8 g / kg de peso corporal por día (la cantidad diaria recomendada). Para los pacientes en diálisis, se deben considerar niveles más altos de ingesta de proteínas en la dieta, ya que la desnutrición es un problema importante en algunos pacientes en diálisis. 
  • 11.7 En pacientes no embarazadas con diabetes e hipertensión, se recomienda un inhibidor de ACE o un bloqueador del receptor de angiotensina para aquellos con una relación urinaria modestamente elevado-albúmina a creatinina (30  299 mg / g de creatinina) y es muy recomendable para aquellos con urinaria cociente albúmina / creatinina ≥300 mg / g de creatinina y / o tasa de filtración glomerular estimada <60 ml / min / 1,73 m 2 . 
  • 11.8 Controle periódicamente los niveles séricos de creatinina y potasio para detectar el desarrollo de un aumento de creatinina o cambios en el potasio cuando se utilizan inhibidores de la ECA, bloqueadores de los receptores de angiotensina o diuréticos. 
  • 11.9 An ACE inhibitor or an angiotensin receptor blocker is not recommended for the primary prevention of chronic kidney disease in patients with diabetes who have normal blood pressure, normal urinary albumin-to-creatinine ratio (<30 mg/g creatinine), and normal estimated glomerular filtration rate. 
  • 11.10 Patients should be referred for evaluation by a nephrologist if they have an estimated glomerular filtration rate <30 mL/min/1.73 m2
  • 11.11 Promptly refer to a physician experienced in the care of kidney disease for uncertainty about the etiology of kidney disease, difficult management issues, and rapidly progressing kidney disease. 

Retinopatía diabética

Recomendaciones

  • 11.12 Optimizar el control glucémico para reducir el riesgo o ralentizar la progresión de la retinopatía diabética. 
  • 11.13 Optimizar la presión arterial y el control de lípidos séricos para reducir el riesgo o retrasar la progresión de la retinopatía diabética. 

Poner en pantalla

Recomendaciones

  • 11.14 Los adultos con diabetes tipo 1 deben someterse a un examen ocular completo y dilatado inicial por un oftalmólogo u optometrista dentro de los 5 años posteriores al inicio de la diabetes.
  • 11.15 Los pacientes con diabetes tipo 2 deben someterse a un examen ocular inicial dilatado y completo por un oftalmólogo u optometrista en el momento del diagnóstico de diabetes.
  • 11.16 Si no hay evidencia de retinopatía en uno o más exámenes oculares anuales y la glucemia está bien controlada, entonces se puede considerar la detección cada 1 a 2 años. Si hay algún nivel de retinopatía diabética, un oftalmólogo u optometrista debe repetir los exámenes de retina dilatada posteriores al menos una vez al año. Si la retinopatía progresa o amenaza la vista, se requerirán exámenes con más frecuencia.
  • 11.17 Los programas que utilizan fotografías de la retina (con lectura remota o el uso de una herramienta de evaluación validada) para mejorar el acceso a la detección de retinopatía diabética pueden ser estrategias de detección adecuadas para la retinopatía diabética. Dichos programas deben proporcionar vías para la derivación oportuna para un examen ocular completo cuando esté indicado.
  • 11.18 Las mujeres con diabetes tipo 1 o tipo 2 preexistente que estén planeando un embarazo o que estén embarazadas deben recibir asesoramiento sobre el riesgo de desarrollo y / o progresión de la retinopatía diabética.
  • 11.19 Los exámenes oculares deben realizarse antes del embarazo o en el primer trimestre en pacientes con diabetes tipo 1 o tipo 2 preexistente, y luego se debe monitorear a las pacientes cada trimestre y durante 1 año después del parto, según lo indique el grado de retinopatía. 

Tratamiento

Recomendaciones

  • 11.20 Derivar de inmediato a los pacientes con cualquier nivel de edema macular, retinopatía diabética no proliferativa grave (un precursor de la retinopatía diabética proliferativa) o cualquier retinopatía diabética proliferativa a un oftalmólogo que tenga conocimientos y experiencia en el tratamiento de la retinopatía diabética. 
  • 11.21 El tratamiento estándar tradicional, la terapia de fotocoagulación con láser panretiniano, está indicado para reducir el riesgo de pérdida de visión en pacientes con retinopatía diabética proliferativa de alto riesgo y, en algunos casos, retinopatía diabética no proliferativa grave. 
  • 11.22 Las inyecciones intravítreas de factor de crecimiento endotelial anti-vascular no son inferiores a la fotocoagulación con láser panretiniana tradicional y también están indicadas para reducir el riesgo de pérdida de visión en pacientes con retinopatía diabética proliferativa. 
  • 11.23 Las inyecciones intravítreas de factor de crecimiento endotelial anti-vascular están indicadas para el edema macular diabético central afectado, que ocurre debajo del centro foveal y puede amenazar la visión de lectura. 
  • 11.24 La presencia de retinopatía no es una contraindicación para la terapia con aspirina para la cardioprotección, ya que la aspirina no aumenta el riesgo de hemorragia retiniana.

Neuropatía

Recomendaciones

  • 11.25 Todos los pacientes deben ser evaluados en busca de neuropatía periférica diabética a partir del diagnóstico de diabetes tipo 2 y 5 años después del diagnóstico de diabetes tipo 1 y al menos una vez al año a partir de entonces.
  • 11.26 La evaluación de la polineuropatía simétrica distal debe incluir un historial y una evaluación cuidadosos de la temperatura o la sensación de pinchazo (función de fibra pequeña) y la sensación de vibración utilizando un diapasón de 128 Hz (para función de fibra grande). Todos los pacientes deben someterse a una prueba anual de monofilamento de 10 g para identificar los pies en riesgo de ulceración y amputación.
  • 11.27 Los síntomas y signos de neuropatía autónoma deben evaluarse en pacientes con complicaciones microvasculares
  • 11.28 Optimizar el control de la glucosa para prevenir o retrasar el desarrollo de neuropatía en pacientes con diabetes tipo 1 y para retardar la progresión de la neuropatía en pacientes con diabetes tipo 2.
  • 11.29 Evaluar y tratar a los pacientes para reducir el dolor relacionado con la neuropatía periférica diabética y los síntomas de la neuropatía autónoma y mejorar la calidad de vida. 
  • 11.30 Se recomiendan pregabalina, duloxetina o gabapentina como tratamientos farmacológicos iniciales para el dolor neuropático en la diabetes. 

Cuidado de los pies

Recomendaciones

  • 11.31 Realice una evaluación integral del pie al menos una vez al año para identificar los factores de riesgo de úlceras y amputaciones.
  • 11.32 Los pacientes con evidencia de pérdida sensorial o ulceración o amputación previa deben hacerse inspeccionar los pies en cada visita.
  • 11.33 Obtenga un historial previo de ulceración, amputación, pie de Charcot, angioplastia o cirugía vascular, tabaquismo, retinopatía y enfermedad renal y evalúe los síntomas actuales de neuropatía (dolor, ardor, entumecimiento) y enfermedad vascular (fatiga de las piernas, claudicación).
  • 11.34 El examen debe incluir inspección de la piel, evaluación de las deformidades del pie, evaluación neurológica (prueba de monofilamento de 10 g con al menos otra evaluación: pinchazo, temperatura, vibración) y evaluación vascular que incluya pulsos en las piernas y los pies.
  • 11.35 Los pacientes con síntomas de claudicación o pulsos del pie disminuidos o ausentes deben ser derivados para el índice tobillo-brazo y para una evaluación vascular adicional, según corresponda. 
  • 11.36 Se recomienda un enfoque multidisciplinario para las personas con úlceras en los pies y pies de alto riesgo (p. Ej., Pacientes en diálisis y aquellos con pie de Charcot o úlceras o amputaciones previas).
  • 11.37 Derivar a los pacientes que fuman o que tengan antecedentes de complicaciones previas de las extremidades inferiores, pérdida de la sensación protectora, anomalías estructurales o enfermedad arterial periférica a especialistas en el cuidado de los pies para que reciban atención preventiva y vigilancia de por vida. 
  • 11.38 Proporcionar educación general sobre el autocuidado preventivo de los pies a todos los pacientes con diabetes.
  • 11.39 Se recomienda el uso de calzado terapéutico especializado para pacientes con diabetes de alto riesgo, incluidos aquellos con neuropatía grave, deformidades del pie, úlceras, formación de callos, mala circulación periférica o antecedentes de amputación.

12. Adultos mayores: estándares de atención médica en diabetes — 2021

Recomendaciones

  • 12.1 Considere la evaluación de los dominios geriátricos médicos, psicológicos, funcionales (habilidades de autocuidado) y sociales en adultos mayores para proporcionar un marco para determinar los objetivos y enfoques terapéuticos para el manejo de la diabetes.
  • 12.2 Detección de síndromes geriátricos (es decir, polifarmacia, deterioro cognitivo, depresión, incontinencia urinaria, caídas y dolor persistente) en adultos mayores, ya que pueden afectar el autocontrol de la diabetes y disminuir la calidad de vida.

Función neurocognitiva

Recomendación

  • 12.3 El cribado para la detección temprana de deterioro cognitivo leve o demencia debe realizarse en adultos de 65 años de edad o más en la visita inicial y anualmente según corresponda. 

Hipoglucemia

Recomendaciones

  • 12.4 Debido a que los adultos mayores con diabetes tienen un mayor riesgo de hipoglucemia que los adultos más jóvenes, los episodios de hipoglucemia deben evaluarse y tratarse en las visitas de rutina.
  • 12.5 Para los adultos mayores con diabetes tipo 1, se debe considerar la monitorización continua de la glucosa para reducir la hipoglucemia. 

Objetivos de tratamiento

Recomendaciones

  • 12.6 Los adultos mayores que por lo demás están sanos con pocas enfermedades crónicas coexistentes y la función cognitiva y el estado funcional intactos deben tener metas glucémicas más bajas (como A1C <7.0-7.5% [53-58 mmol / mol]), mientras que aquellos con múltiples enfermedades crónicas coexistentes , el deterioro cognitivo o la dependencia funcional deben tener objetivos glucémicos menos estrictos (como A1C <8,0–8,5% [64–69 mmol / mol]). 
  • 12.7 Los objetivos glucémicos para algunos adultos mayores podrían relajarse razonablemente como parte de la atención individualizada, pero la hiperglucemia que conduce a síntomas o riesgo de complicaciones de hiperglucemia aguda debe evitarse en todos los pacientes. 
  • 12.8 El cribado de las complicaciones de la diabetes debe individualizarse en los adultos mayores. Se debe prestar especial atención a las complicaciones que podrían conducir a un deterioro funcional. 
  • 12.9 El tratamiento de la hipertensión a niveles objetivo individualizados está indicado en la mayoría de los adultos mayores. 
  • 12.10 El tratamiento de otros factores de riesgo cardiovascular debe individualizarse en los adultos mayores teniendo en cuenta el marco temporal del beneficio. La terapia para reducir los lípidos y la terapia con aspirina pueden beneficiar a quienes tienen una esperanza de vida al menos igual al marco de tiempo de los ensayos de prevención primaria o intervención secundaria.

Gestión de estilo de vida

Recomendaciones

  • 12.11 Se recomienda una nutrición y una ingesta de proteínas óptimas para los adultos mayores; Se debe fomentar el ejercicio regular, incluida la actividad aeróbica, el ejercicio con pesas y / o el entrenamiento de resistencia, en todos los adultos mayores que pueden participar de manera segura en tales actividades.
  • 12.12 Para los adultos mayores con diabetes tipo 2, sobrepeso / obesidad y capacidad para hacer ejercicio de manera segura, se debe considerar una intervención intensiva en el estilo de vida centrada en cambios en la dieta, actividad física y una pérdida de peso moderada (p. Ej., 5-7%) por sus beneficios en calidad de vida, movilidad y funcionamiento físico y control de factores de riesgo cardiometabólico

Terapia farmacológica

Recomendaciones

  • 12.13 En los adultos mayores con diabetes tipo 2 con mayor riesgo de hipoglucemia, se prefieren las clases de medicamentos con bajo riesgo de hipoglucemia.
  • 12.14 El tratamiento excesivo de la diabetes es común en los adultos mayores y debe evitarse.
  • 12.15 Se recomienda la desintensificación (o simplificación) de regímenes complejos para reducir el riesgo de hipoglucemia y polifarmacia, si se puede lograr dentro del objetivo individualizado de A1C.
  • 12.16 Considere los costos de la atención y las reglas de cobertura de seguro al desarrollar planes de tratamiento para reducir el riesgo de incumplimiento relacionado con los costos.

Tratamiento en centros de enfermería especializada y hogares de ancianos

Recomendaciones

  • 12.17 Considerar la educación sobre la diabetes para el personal de los centros de rehabilitación y atención a largo plazo para mejorar el tratamiento de los adultos mayores con diabetes. 
  • 12.18 Los pacientes con diabetes que residen en centros de atención a largo plazo necesitan una evaluación cuidadosa para establecer objetivos glucémicos individualizados y tomar decisiones adecuadas de agentes hipoglucemiantes en función de su estado clínico y funcional. 

Cuidado al final de la vida

Recomendaciones

  • 12.19 Cuando se necesitan cuidados paliativos en adultos mayores con diabetes, los proveedores deben iniciar conversaciones sobre los objetivos y la intensidad de la atención. Puede que no sea necesario un control estricto de la glucosa y la presión arterial , y puede ser apropiado reducir el tratamiento. De manera similar, la intensidad del manejo de lípidos puede relajarse y puede ser apropiado suspender el tratamiento para reducir los lípidos. 
  • 12.20 La comodidad general, la prevención de síntomas angustiantes y la preservación de la calidad de vida y la dignidad son los objetivos principales del manejo de la diabetes al final de la vida.

14. Manejo de la diabetes durante el embarazo: estándares de atención médica en diabetes — 2021

Asesoramiento previo a la concepción

Recomendaciones

  • 14.1 Comenzando en la pubertad y continuando en todas las mujeres con diabetes y potencial reproductivo, el asesoramiento previo a la concepción debe incorporarse a la atención rutinaria de la diabetes. 
  • 14.2 Se debe discutir la planificación familiar y se deben prescribir y usar anticonceptivos eficaces (teniendo en cuenta la anticoncepción reversible de acción prolongada) hasta que el régimen de tratamiento de la mujer y la A1C estén optimizados para el embarazo. 
  • 14.3 El asesoramiento previo a la concepción debe abordar la importancia de lograr niveles de glucosa lo más cercanos a lo normal como sea posible de manera segura, idealmente A1C <6.5% (48 mmol / mol), para reducir el riesgo de anomalías congénitas, preeclampsia, macrosomía, parto prematuro y otras complicaciones. .

Cuidado antes de la concepción

Recomendaciones

  • 14.4 Idealmente, las mujeres con diabetes preexistente que están planeando un embarazo deben ser tratadas desde antes de la concepción en una clínica multidisciplinaria que incluya un endocrinólogo, un especialista en medicina materno-fetal, un nutricionista dietista registrado y un especialista en atención y educación diabética, cuando estén disponibles.
  • 14.5 Además de la atención centrada en el logro de los objetivos glucémicos, la atención estándar previa a la concepción debe aumentarse con un enfoque adicional en la nutrición, la educación diabética y la detección de comorbilidades y complicaciones de la diabetes. 
  • 14.6 Las mujeres con diabetes tipo 1 o tipo 2 preexistente que estén planeando un embarazo o que hayan quedado embarazadas deben recibir asesoramiento sobre el riesgo de desarrollo y / o progresión de la retinopatía diabética. Los exámenes de ojos dilatados deben realizarse idealmente antes del embarazo o en el primer trimestre, y luego las pacientes deben ser monitoreadas cada trimestre y durante 1 año después del parto según lo indique el grado de retinopatía y según lo recomendado por el proveedor de atención oftalmológica.

Objetivos glucémicos en el embarazo

Recomendaciones

  • 14.7 Se recomienda el autocontrol posprandial y en ayunas de la glucosa en sangre tanto en la diabetes mellitus gestacional como en la diabetes preexistente durante el embarazo para lograr niveles óptimos de glucosa. Los objetivos de glucosa son glucosa plasmática en ayunas <95 mg / dL (5,3 mmol / L) y glucosa posprandial de 1 h <140 mg / dL (7,8 mmol / L) o glucosa posprandial de 2 h <120 mg / dL (6,7 mmol / L). Algunas mujeres con diabetes preexistente también deben realizar pruebas de glucosa en sangre de forma preprandial.
  • 14.8 Debido al aumento del recambio de glóbulos rojos, la A1C es ligeramente más baja en el embarazo normal que en las mujeres normales no embarazadas. Idealmente, el objetivo de A1C en el embarazo es <6% (42 mmol / mol) si esto se puede lograr sin hipoglucemia significativa, pero el objetivo puede relajarse a <7% (53 mmol / mol) si es necesario para prevenir la hipoglucemia.
  • 14.9 Cuando se utiliza además del autocontrol pre y posprandial de la glucosa en sangre, el control continuo de la glucosa puede ayudar a alcanzar los objetivos de A1C en la diabetes y el embarazo.
  • 14.10 Cuando se utiliza además de la automonitorización de la glucosa en sangre dirigida a los objetivos pre y posprandiales tradicionales, la monitorización continua de la glucosa puede reducir la macrosomía y la hipoglucemia neonatal en el embarazo complicado por la diabetes tipo 1.
  • 14.11 Las métricas de monitoreo continuo de glucosa pueden usarse como un complemento, pero no deben usarse como un sustituto del autocontrol de la glucosa en sangre para lograr los objetivos óptimos de glucemia pre y posprandial. 
  • 14.12 Los cálculos de los indicadores de control de glucosa y de A1C estimados comúnmente utilizados no deben usarse durante el embarazo como estimaciones de A1C.

Manejo de la diabetes mellitus gestacional

Recomendaciones

  • 14.13 El cambio de comportamiento en el estilo de vida es un componente esencial del tratamiento de la diabetes mellitus gestacional y puede ser suficiente para el tratamiento de muchas mujeres. Se debe agregar insulina si es necesario para lograr los objetivos glucémicos. 
  • 14.14 La insulina es el medicamento preferido para tratar la hiperglucemia en la diabetes mellitus gestacional. La metformina y la gliburida no deben usarse como agentes de primera línea, ya que ambos atraviesan la placenta hasta el feto. Otros medicamentos hipoglucemiantes orales inyectables y no insulinodependiente carecen de datos de seguridad a largo plazo.
  • 14.15 La metformina, cuando se usa para tratar el síndrome de ovario poliquístico e inducir la ovulación, debe suspenderse al final del primer trimestre. 

Manejo de la diabetes tipo 1 preexistente y la diabetes tipo 2 durante el embarazo

Uso de insulina

Recomendaciones

  • 14.16 Debe utilizarse insulina para el tratamiento de la diabetes tipo 1 durante el embarazo. La insulina es el agente preferido para el tratamiento de la diabetes tipo 2 durante el embarazo. 
  • 14.17 Se pueden utilizar múltiples inyecciones diarias o la tecnología de la bomba de insulina en el embarazo complicado por la diabetes tipo 1. 

Preeclampsia y aspirina

Recomendación

  • 14.18 Las mujeres con diabetes tipo 1 o tipo 2 deben prescribirse dosis baja de aspirina 100  150 mg / día a partir de las 12 a 16 semanas de gestación para disminuir el riesgo de preeclampsia. E Puede ser aceptable una dosis de 162 mg / día; Actualmente en los EE. UU., La aspirina de dosis baja está disponible en tabletas de 81 mg.

Consideraciones sobre el embarazo y las drogas

Recomendaciones

  • 14.19 En pacientes embarazadas con diabetes e hipertensión crónica, se sugiere un objetivo de presión arterial de 110-135 / 85 mmHg con el fin de reducir el riesgo de hipertensión materna acelerada y minimizar el crecimiento fetal deficiente. 
  • 14.20 Los medicamentos potencialmente dañinos durante el embarazo (es decir, inhibidores de la ECA, bloqueadores de los receptores de angiotensina, estatinas) deben suspenderse en el momento de la concepción y evitarse en mujeres sexualmente activas en edad fértil que no estén usando un método anticonceptivo confiable.

Atención posparto

Recomendaciones

  • 14.21 La resistencia a la insulina disminuye drásticamente inmediatamente después del parto, y las necesidades de insulina deben evaluarse y ajustarse, ya que a menudo son aproximadamente la mitad de las necesidades previas al embarazo durante los primeros días posteriores al parto. 
  • 14.22 Se debe discutir e implementar un plan anticonceptivo con todas las mujeres con diabetes en edad fértil. 
  • 14.23 Evaluar a las mujeres con antecedentes recientes de diabetes mellitus gestacional entre las 4 y 12 semanas posparto, mediante la prueba de tolerancia a la glucosa oral de 75 g y los criterios diagnósticos no relacionados con el embarazo clínicamente apropiados.
  • 14.24 Las mujeres con antecedentes de diabetes mellitus gestacional con prediabetes deben recibir intervenciones intensivas en el estilo de vida y / o metformina para prevenir la diabetes. 
  • 14.25 Las mujeres con antecedentes de diabetes mellitus gestacional deben someterse a exámenes de detección de por vida para detectar el desarrollo de diabetes tipo 2 o prediabetes cada 1 a 3 años.
  • 14.26 Las mujeres con antecedentes de diabetes mellitus gestacional deben someterse a exámenes de detección previos a la concepción y atención previa a la concepción para identificar y tratar la hiperglucemia y prevenir malformaciones congénitas. 
  • 14.27 La atención posparto debe incluir evaluación psicosocial y apoyo para el autocuidado. 

15. Atención de la diabetes en el hospital: Normas de atención médica en diabetes — 2021

Estándares de prestación de atención hospitalaria

Recomendaciones

  • 15.1 Realice una prueba de A1C en todos los pacientes con diabetes o hiperglucemia (glucosa en sangre> 140 mg / dL [7.8 mmol / L]) ingresados ​​en el hospital si no se realizó en los 3 meses anteriores.
  • 15.2 La insulina debe administrarse utilizando protocolos validados escritos o computarizados que permitan ajustes predefinidos en la dosis de insulina según las fluctuaciones glucémicas. 

Proveedores de atención diabética en el hospital

Recomendación

  • 15.3 Cuando atienda a pacientes con diabetes hospitalizados, consulte con un equipo especializado en diabetes o manejo de glucosa cuando sea posible.

Objetivos glucémicos en pacientes hospitalizados

Recomendaciones

  • 15.4 Se debe iniciar la terapia con insulina para el tratamiento de la hiperglucemia persistente comenzando con un umbral ≥180 mg / dL (10.0 mmol / L). Una vez que se inicia la terapia con insulina, se recomienda un rango de glucosa objetivo de 140 a 180 mg / dl (7,8 a 10,0 mmol / l) para la mayoría de los pacientes en estado crítico y no crítico. 
  • 15.5 Los objetivos más estrictos, como 110 a 140 mg / dl (6,1 a 7,8 mmol / l), pueden ser apropiados para pacientes seleccionados si se pueden lograr sin una hipoglucemia significativa

Tratamiento hipoglucemiante en pacientes hospitalizados

Recomendaciones

  • 15.6 La insulina basal o un régimen de corrección de insulina basal más bolo es el tratamiento preferido para los pacientes hospitalizados que no están críticamente enfermos con una ingesta oral deficiente o aquellos que no ingieren nada por vía oral. 
  • 15.7 Un régimen de insulina con componentes basal, prandial y de corrección es el tratamiento preferido para los pacientes hospitalizados no gravemente enfermos con una buena ingesta nutricional. 
  • 15.8 Se desaconseja enérgicamente el uso de un régimen de insulina de escala variable en el entorno hospitalario. 

Hipoglucemia

Recomendaciones

  • 15.9 Cada hospital o sistema hospitalario debe adoptar e implementar un protocolo de manejo de la hipoglucemia. Se debe establecer un plan para prevenir y tratar la hipoglucemia para cada paciente. Los episodios de hipoglucemia en el hospital deben documentarse en la historia clínica y realizarse un seguimiento. 
  • 15.10 El régimen de tratamiento debe revisarse y cambiarse según sea necesario para evitar una mayor hipoglucemia cuando se documenta un valor de glucosa en sangre de <70 mg / dL (3,9 mmol / L).

Transición del hospital al entorno ambulatorio

Recomendación

  • 15.11 Debe haber un plan de alta estructurado adaptado al paciente individual con diabetes. 

PARTE 1

PARTE 2

2 comentarios sobre “Guía de Diabetes ADA 2021: Resumen (PARTE 3)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .